LA EDUCACIÓN Y LA COMPETENCIA

  • 0

LA EDUCACIÓN Y LA COMPETENCIA

Neurociencias y sociedad

LA EDUCACIÓN Y LA COMPETENCIA

Una mirada al mundo de las emociones y las exigencias del sistema actual, desde la crítica de Humberto Maturana, laureado exponente nacional de Neurociencias.

por: Nicholas Vargas

 

Humberto Maturana, premio nacional de biología y propulsor de diversas textos relacionados con las Neurociencias, ha sido uno de los grandes cuestionadores de la dinámica social en torno a la educación y la competencia, proponiendo una salida revolucionaria al bienestar del individuo mediante la transformación neuronal que subyace del adecuado conocimiento del universo de las emociones.

El desarrollo del individuo desde su primera etapa, es un punto de inflexión investigativa, pues todo lo que viene hacía adelante se decide a partir de este primer acercamiento con la realidad: la forma en que se presenta el aprendizaje al niño. El sistema educativo actual entra en discordia con este punto de vista, ya que la sociedad es preparada para la competencia y la productividad y no para la colaboración mutua: estructura medular para la evolución integra del ser.

Desde la perspectiva de los estudiantes, Maturana afirma en uno de sus discursos: La situación y preocupación de los estudiantes hoy ha cambiado. Hoy los estudiantes se encuentran en el dilema de escoger entre lo que de ellos se pide, que es prepararse para competir en un mercado profesional y, el impulso de su empatía social que los lleva a desear cambiar un orden político cultural, generador de excesivas desigualdades que traen pobreza y sufrimiento material y espiritual.

De esta manera se explica como la sociedad ha modificado las preocupaciones de los alumnos, en menoscabo de un bienestar común. Estos individuos, en preparación para introducirse en el mundo laboral, se encuentran con el dilema de escoger lo que el mercado exige, sujeto a frágiles e inflexibles estereotipos, en contra de las pulsiones propias de cada sujeto, que los reúnen con la naturaleza de su personalidad, la cual propende a dinámicas circulares, de integración y sentido de comunidad.

Se entiende entonces, que cuando se habla del mercado de la libre y sana competencia es una mera frase sin concordancia, con la verdadera identidad del ser humano, desde la visión de Maturana. La competencia no es sana, pues se construye bajo la negación del otro. Ya no existe la coincidencia entre el propósito personal y el social, porque el estudiante es preparado para entrar a la cruzada profesional y no para insertarse, como objetivo primordial, en el campo laboral en aporte al crecimiento del bienestar de la sociedad.

 

UN NUEVO MODELO EDUCATIVO

Fundación Dracma difunde desde su línea de investigación en neuropsicoeducación y de manera pionera, a través de las neurociencias aplicadas al aula, un vanguardista modelo educativo, evocado al desarrollo integrativo del ser, desde sus cuatro áreas: Mente, Emoción, Cuerpo y Espíritu. Postulando e impartiendo la enseñanza a partir de un aprendizaje integrado, reconociendo la potencialidad del aprendizaje en concordancia con las habilidades de cada individuo, desde su fase más temprana. Así, su premisa se sostiene sobre valores intrínsecos que delinean el crecimiento de una persona, en Edad, Gracia y Sabiduría: CEGS, Modelo Neuropsicoeducativo Integrativo Circular.

 

 

 

Para mayor información y opiniones, escríbenos a: info@neuropsed.com / neuropsed.revista@gmail.com


Leave a Reply